Hace poco que has oído hablar de las chinchillas como mascota y estás pensando en adoptar una porque crees que es el animal de compañía perfecto para ti. Quizá tus hijos han visto una y al enterarse de que se puede tener en casa quieren una. O sin más te preguntas qué hace falta para tener una chinchilla como mascota.

Estos bichitos peludos tan suaves llaman mucho la atención. Aquí debajo te dejamos 5 preguntas que debes hacerte antes de adoptar una chinchilla como mascota. Respóndelas de forma honesta y si resulta que la respuesta es “sí” a todas… ¡podrás adoptar una chinchilla!

1. ¿Tienes tiempo todos los días para hacerle caso?

Al contrario de lo que pueda parecer por norma general en los roedores cosa que tampoco es cierta, a las chinchillas hay que prestarles atención y mucha. 

Lo ideal es que les dediques mínimo una hora diaria. No las abraces ni las atosigues porque son animales algo distantes, pero préstales atención. Para ello puedes jugar con ellas, y alimentarlas con alguna chuche o fruta seca que se salga del pienso de todos los días. 

Si tienes suerte y tu chinchilla adora que la cojas, cógela. Ante todo con respeto y siempre sujetando sus patitas de atrás con una mano para darle apoyo. ¡Te aseguro que odian sentirse en el aire!

Esta pregunta está relacionada con las dos siguientes…

2. ¿Estás dispuesto a dejar que corra libre por la casa?

Sí. ¡A las chinchillas hay que soltarlas de vez en cuando! Si habías pensado que podías tener a la chinchilla quieta y encerrada en una jaula todo el tiempo estabas equivocado. 

Ellas adoran dar paseos y saltar libres. Necesitan actividad y cansarse, ya que por naturaleza son seres bastantes activos. 

En el escenario perfecto para una chinchilla estaríamos hablando de soltarla una vez al día, pero puede ser cada dos o tres días siempre y cuando el tiempo que esté fuera sea largo, aproximadamente de una hora o más. 

Cada vez que las vayas a soltar debes estar pendiente. No olvidemos que son roedores y lo mastican todo. Imagínate que muerde un cable y se electrocuta o que se carga una puerta. ¡Ojo avizor siempre!

Un consejo muy útil es que las sueltas en una habitación en la que no haya peligros inminentes ni agujeros por los que se puedan colar. Las chinchillas parecen muy grandes pero en realidad tienen el cuerpo muy pequeño porque son todo pelo. ¡Si les cabe la cabeza les cabe el resto!

Además, ¿estás dispuesto también a barrer cada vez tras soltarlas? Porque dejan muchas caquitas por todas partes, y si las bañas… ¡prepárate para barrer arena!

3. ¿Te ves comprando una jaula que se adapte totalmente a sus necesidades aunque sea un poco más cara?

Las chinchillas necesitan mucho espacio, de ahí también que las tengas que sacar a dar paseos, y es por eso que sus jaulas no pueden ser como las del resto de roedores. 

Por jaula grande no me refiero a grande hacia lo alto. Asegúrate de adquirir una jaula con varios escalones y cuanto más alta mejor.

La chinchilla es un animal saltador por naturaleza y le encanta brincar todo el tiempo que no está durmiendo. Ya verás que de vez en cuando la oirás volverse loca saltando de aquí para allá dentro de la jaula.

Las jaulas para chinchillas son algo caras si se comparan con las de otros roedores más pequeños, pero sin duda son lo que necesitan. No metas a una chinchilla en una jaula de otro roedor, por ejemplo como un hámster porque se deprimirá y eso si es que cabe.

Otro punto a tener en cuenta en cuanto a las jaulas es la limpieza. Tienes que tener el tiempo suficiente como para limpiarla una vez cada semana o cada quince días como mucho. ¡Una jaula sucia puede acarrear problemas de salud para tu chinchilla! Además ella siempre se sentirá más cómoda si tiene todo limpito.

4. ¿Tienes una habitación tranquila pero habitada donde poder dejar la jaula de la chinchilla?

No sólo es importante que la jaula de las chinchillas sea grande sino también su situación dentro de la casa. 

Las chinchillas son animales en cierta medida sociales, por lo que cuanto más interactúe contigo mejor. Sobre todo al principio deberás pasar mucho tiempo con ella para que se acostumbre a ti, tu olor, tus ruidos, a los ruidos de la casa… 

Eso sí, procura que al mismo tiempo sea una habitación tranquila para que no asuste con los ruidos fuertes o se agobie si hay mucha gente.

Además, es recomendable no dejar la jaula de las chinchillas en habitaciones oscuras y mucho menos fuera de casa.

5. Cuando te vayas de vacaciones, ¿tienes con quién dejar a tu chinchilla?

Llevo todo el artículo diciendo que las chinchillas necesitan bastante atención, así que esta pregunta es muy importante. 

Todas las mascotas necesitan que las dejes con alguien cuando te vas de vacaciones, eso está claro. Pero en el caso de las chinchillas, si es por mucho tiempo, es mejor que se trate de alguien que no se limite a ponerle agua y comida

Si es una persona que la chinchilla ya conoce mejor que mejor, o si es un cuidador de mascotas que sabe cómo son estos graciosos y peludos animales. Recordemos que hay que acariciar a las chinchillas, jugar con ellas, sacarlas a pasear por casa… No se puede sólo darles agua y comida. ¡Por unos días no pasa nada pero si vas a estar más de una semana fuera es muy recomendable!

Y hasta aquí las preguntas. ¿Has respondido a todas que sí?

Por desgracia, la adopción de adopción de roedores suele ser muy frecuente cuando no se quiere comprar otro animal, como por ejemplo un perro, porque existe la creencia de que necesitan muchos menos cuidados

A lo largo del artículo he intentado que veas que esto no es así y que en el caso de las chinchillas lo es todavía menos. Son animales que necesitan mucha atención y siempre hay que tener eso en cuenta a la hora de adoptar.

¿Tu respuesta a todas las preguntas ha sido sí? ¡Entonces plantéate más en serio adoptar una chinchilla! Estás más que preparado.

Sin embargo, si en alguna pregunta te ha salido una respuesta negativa considera qué puedes cambiar para que sea positiva. Si no puedes cambiar nada será mejor que no adoptes chinchillas, ya que el animal terminará siendo muy infeliz. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *